En tierra ibérica se suele dirigirse a esta sabrosa salsa por su adjetivo geolocalizador: boloñesa la llaman.

En realidad el nombre italiano es “ragù alla bolognese” y se usa para acompañar platos de pasta y, en el caso de algunas variantes, también risotto.

IMG-20160606-WA0003

En este caso, nuestro ragù acompaña una pasta larga al huevo: pappardelle las llamamos los italianos, y son un poco más anchas de sus congéneres más famosos, las tagliatelle.

La preparación del ragù requiere tiempo y paciencia.

Cortamos finamente cebolla, apio y zanahoria siguiendo la proporción 2:1:4 (en peso).

Sofreímos intensa y amorosamente el ‘battuto’ y le añadimos carne picada. Se suele usar picada mixta de cerdo y vacuno 50:50.

Rompemos la picada en la sartén, añadimos un vaso de vino tinto y dejamos que evapore el alcohol. Cubrimos con caldo (mejor caldo de vacuno casero, pero se puede usar también una pastilla de caldo).

Se deja a fuego lento durante tres horas mínimo, controlando que no se quede sin líquido. Al ser posible se pueden poner en el sofrito unas hojas de salvia.

IMG-20160606-WA0000El resultado, como podéis apreciar, ¡es muy apetitoso!